jueves, 9 de octubre de 2008

El Postpartido: Creer, ¿es poder?



Eso mismo me preguntaba yo ayer, cuando terminó el partido. No voy a ser yo que, una vez más, hicimos un partido "Harvey Dent" (chiste friki, tirad de Google)... pero cualquier persona que vea un poco de esto sabe que el partido de ayer lo perdimos teniéndolo en el bote, algo que el otro día casi le pasó al Bilbao.

Demostrado queda que este equipo es capaz de salir a dar guerra a mas de uno de los de arriba: cierto es que llegábamos a un campo complicado como el Olimpic, pero lo de ayer fue una declaración de intenciones. Luchando por cada balón, convirtiendo a la Penya en un equipo que perdía cada pelota que pillaba... en fin, una auténtica máquina. El caso es que, si bien las máquinas ayudan a producir más en menos tiempo, siempre es mejor que para darle el acabado a cualquier cosa se recurra a la manufactura.

Es triste decirlo, pero ayer dos de los jugadores que mas serenidad tienen que aportar al juego dijeron "adiós muy buenas" antes del final: Pancho va camino de mantener sus números de la pasada campaña y ayer Wideman abusó de su posición y se ganó la técnica. Cierto es que Iker y Vonteego (ayer estuvo mejor, este hombre necesita partidos y a su gente) estuvieron a la altura de sus "canas", pero necesitamos toda la serenidad posible si vamos a seguir jugando finales complicados. Los chicos rinden, si, pero si Casimiro nos ha enseñado algo en sus últimas temporadas es que los momentos decisivos se juegan con gente con muchos pelos en los huevos: creo que no tengo que recordaros aquellos finales de partido con Ferrán, Solana, Paraiso, Guardia y Tom en Fuenlabrada.

Capitulo aparte merece la chavalería: como decía antes, Luis es mas de veteranos, pero ayer no desentonaron en ningún momento. Jay imponiendo su ritmo y atando en corto a Pau Ribas y Mallet (esto hasta que el americano quiso... que bueno que es, leñe, y pensar que estuvieron por quedarse a Marcelinho), Chimpa y Javi atentos a todos los cortes y Dani entrando poco a poco en la rotación (aunque me da que está mas orientado al partido de ayer de Oriol). Los nervios y las ganas pesaron menos, pero pesaron al fin y al cabo: estoy convencido de que Chimpa se convertirá en el "Mr. Clutch" del Estudiantes cuando se olvide de todos sus miedos y no se le achique la muñeca en los momentos decisivos. Se las sigue tirando, y algún día entrará una: a partir de ahí, no habrá marcha atrás. Eso si, os pido paz y tranquilidad a todos, que esas pelotas solo las fallan los que las tiran.

¿Se puede? Yo creo que si: ahora, me da que es preferible mantenerse cerca en el luminoso constantemente y luego apretar, algo como lo del final de ayer pero sin tanto desgaste. En esos momentos todos los equipos fallan (bueno, Mallet no...) y ahí es donde tenemos que creer (que no querer). Este sábado llega el Murcia, que también arrastra un 0-2: hagamos borrón y cuenta nueva en el casillero (que no en la cabeza), concentremonos y todos juntos para adelante (superpolitico, oiga...).

1 comentario:

Dani Blanco dijo...

Estoy eb casi todo de acuerdo con Matu. Este equipo puede dar alegrías, y demostró ayer que va a dar guerra haciendo treinta y cinco minutos muy serios.
Ahora bien, creo que el arbitraje es digno de reseña. Es muy fácil pitar en Badalona una técnica a Wideman y una falta tras triple de Mallet que le dio una posesión extra al Joventut.
Cuidadín