jueves, 29 de mayo de 2008

...pon las tuyas en remojo



Suelo ponerme por las mañanas la COPE para espabilarme, pero lo del otro día fue un despertar inmediato. Don Pedro J (que si no fuera por su flequillo podría ser rapero: comparte con Jay Z eso de la letra al final del nombre y la mujer jamona) soltó que ningún presidente en el S.XX había llevado barba. Además de activarme las neuronas (si bien lleva razón, los personajes que llevaban bigote y barba solían ser malvados...o grandes hombres que trajeron la dignidad a España), me dejó pensando sobre el liderato de dos barbudos, Pepu y Rajoy.

Esta claro que a José Vicente Hernández lo de apostar por el bello facial no le salió bien: primero dijo que se jugaría el balón Gasol y la falló, luego apostó por Rajoy y este se quedó en la zanja. Ahora, a dos de ellos quieren quitárselos de en medio...y ya sabéis que Pau es intocable. Si bien nos cuentan todos los días lo que ocurre en Génova prefiero no mojarme por ellos (allá el PP y sus huestes), pero creo que si seguimos de cerca lo ocurrido en la FEB no podemos fallar en el análisis de lo que ocurre en el partido político.

Lo malo de tener los pelos en la cara es que no los tienes en la lengua: las declaraciones de Pepu en la tarde de ayer son una carga de profundidad al seno de la Federación Española de Baloncesto y a sus medios afines, que intentan enseñar por uno u otro lado razones por las que el seleccionador tendría que irse. Lo comentaba en la rueda de prensa: se viene “intoxicando” desde hace semanas con ausencias a reuniones o contactos con clubes (tengo constancia de que NADIE de los que sale ha hablado con el propio Pepu) y eso solo se hace con dos objetivos. Uno de ellos es decir nombres y nombres para que luego salga uno y puedan decir “como ya adelantó Diario Pepe”. Por el contrario, la otra opción es joder la marrana, a ver si así se cansan.

Es exactamente lo mismo que le está pasando a Mariano Rajoy: hay tres o cuatro medios haciéndole la vida imposible a “Barbitas”, intoxicando e intentando que a ver si por la fuerza de la pluma pone las de Villadiego. Como sabe bien quien hace esto y porque lo hace (no hay que olvidarse que el también lo hizo), no da un paso atrás y sigue en sus trece. A finales de junio veremos si le salió bien la jugada, del mismo modo que de aquí a unos días sabremos si Pepu sigue o no.

Emperadores y emperatrices habrá siempre, eso es algo que la historia nos ha enseñado. Para Maquiavelo (todo el mundo le odia váyase a saber porqué), el poder es mitad virtud y mitad fortuna. Cierto es que hay que saber estar en el lugar indicado para hacerse con un cargo, pero también hay que tener la capacidad y la fuerza para mantenerlo y que no se pierda por los designios del azar. Tanto Pepu como Rajoy aplican la máxima de que “a mayor virtud, menor fortuna”: las guerras abiertas en ambos frentes seguirán vivas, eso es seguro, pero dejadme deciros una cosa. El seleccionador se va a salir con la suya: se irá tras Pekín con la frente bien alta porque el que resiste a la coacción sale ganando.

PD: Desde mañana, el blog de "El Magata" lo lleva mi madre. No tiene ni puta idea de basket, pero visto está que lo que importa es tener parientes bien situados...
PD2: ¿Lleva gafas?, ¿Tiene barba? Seguro que es Jack!!

1 comentario:

Javisam dijo...

Mattu, ojalá tengas razón y Pepu nos dirija en Pekin, pero me da que se lo cargan el Martes.

Como tu bien dices, lo de ayer fue una carga de profundidad en toda regla, y me da que como toda carga, explotará llevandose por delante a Pepu.

En fin, en cualquier caso, ojalá me equivoque.

PD: Ilusamente, pensaba que los jugadores se iban a mojar más, no tanto por el seleccionador como por la estabilidad.