miércoles, 23 de enero de 2008

¿Donde está Vitaly?


Por lo que se ve, camino de Ucrania. Ya había fallado en el entrenamiento de ayer (hoy el equipo tenía descanso) y, segun se comentaba, le dolía bastante la rodilla. Ahora, Papi James comenta en el foro del Estu que al bueno de Potas ni está ni se le espera, que por lo visto no tendría ni que haber vuelto al basket; vamos, que Vitaly Potapenko se retira después de jugar un par de partidos con Estudiantes y vuelve a dejar a los nuestros en cuadro. Ahora vuelve tu a buscar un pivot, a mirar el mercado y encontrar algo tipo lo que teníamos con el "tren".

Parecía que habíamos encontrado una solución con el "Potas": por fín teníamos a un tío que al menos por fisico y presencia acojonaba al rival e imponía peso en la pintura tanto en ataque como en defensa. Así Jesse podía salir del banquillo a dar mas velocidad al juego del "cinco" y con el ucraniano en pista Larry o Flo podían sacar aclarados cuando su par iba a la ayuda para frenar a Potapenko. Ahora vuelve tu a encontrar algo así, teniendo en cuenta lo caro que está el mercado. ¿Caio? Si el chaval espabila después de haber jugado con el EBA aún, pero sino mal vamos. Peor, si tenemos que recurrir a Caio ya vamos mal.

¿Y que puede valorarse? Por lo pronto hay un interior goloso en el mercado, Oriol Junyent, que se pira de Huelva porque no le están pagando. Ya le ha tanteado León (que por cierto, el americano que ficharon les ha dejado plantado) y creo que Granada tambien (que Curtis se ha vuelto a los USA por un tema del hombro una vez mas), pero puede que nos salve en este caso: ocupa plaza de nacional y es interior, algo dificil de conseguir hoy en día, lo que nos permitiría volver a alinear a uno de los chavales. Por lo pronto, en Guadalajara nos han pedido a Granger y se ha dicho que no a la cesión: igual es una buena señal.

Suerte, Potas!!

2 comentarios:

despistao dijo...

Mattu ¿me dejas tu hombro para llorar?

Rico dijo...

Ahora es cuando aparece el héroe, un Tim Duncan que vivía en la selva amazónica y que en dos días aprende a jugar al baloncesto y ficha por el Estu por cuarto de kilo de pipas.

Esta peli tiene que acabar bien, o mejor, no acabar.