martes, 12 de mayo de 2009

Corey Brewer: Bienvuelto

La verdad es que me mosquee bastante cuando empecé a ver “pajiplantillas” después de asegurarse la permanencia contra el Madrid. Dije que retrasaría mi análisis de la temporada hasta el momento en el que acabara y aquí estamos. Lo que quiero dejar claro es que aquí analizaremos la temporada de uno y otro, no pensaremos en las posibilidades que tienen unos y otros de quedarse ni mucho menos. Pensar en este análisis como una lista de quien vale y quien no os dará pocas pistas. Aquí pocas veces se ha tenido en cuenta ese tema para fichar, renovar y actuar. Bah, no os rayo mas, vamos a entrar a valorar la temporada de uno de los responsables de que estemos aquí tranquilos y salvados.


Foto: Juan Pelegrín/enCancha

La llegada de Brewer nos levantó la moral a muchos. Necesitábamos a un jugador que asumiera responsabilidades, que tomara las riendas del equipo y mandara ante circunstancias como las que íbamos a vivir. Y aunque a algunos les parezca mentira, lo hizo. Con mas o menos acierto, con mas o menos idas de olla... pero lo hizo. Desde el día del Baskonia salió a dar la cara, con días mas o menos buenos, pero estuvo ahí dando la cara. Frente a la calidad y al “what if?” del año de Cummings, su pericia en este curso nos ayudó. ¿Pero cuanto ayudó la presencia de Brewer? Lo sabremos pronto. Cuando hablábamos en su llegada, decíamos que Jay y Richard tenían que aprender de un jugador veterano, curtido en muchas batallas. Durante la temporada, el uruguayo ha seguido en su línea y a Nguema apenas le hemos visto. ¿Habrán aprendido algo? Quiero pensar que si; quiero pensar que Corey ha aportado lo suyo a este equipo y que nuestros chicos han aprendido.

Todos estamos pensando en el futuro de este equipo, en lo que pueden aportar los jóvenes y lo que tendrán que apostar por ellos. ¿Caza eso con tener en plantilla a un base de 34 años? Puede. Todo depende, mayormente, de lo que ocurra este verano. Corey se casará con su pareja (con la que lleva desde su última etapa en Madrid, creo recordar) y, en teoría, empezaría a contar como comunitario. Contar con un hombre de su bagaje (que no badajo, mal pensados) para conformar una buena línea exterior sería un lujo (y con un salario que no se nos iría de las manos en situaciones normales). De contar con él como enlace entre los puestos de base y escolta en una batería de siete jugadores abiertos (por pensar una plantilla de doce con cinco nacionales), podríamos plantear una serie de combinaciones interesantes.

Pero como decimos, todo depende de lo que ocurra en verano. Corey sería una buena apuesta si cuenta como comunitario en temas de cupos... pero, si siguiese ocupando tras el estío plaza de extranjero, la puerta se le cerraría totalmente. Uno puede arriesgarse un poco en esta ACB, cubriendo una sexta o séptima plaza exterior con un veterano, pero hacer lo propio con la ficha de extracomunitario y poner el factor veteranía ademas en juego es una apuesta demasiado complicada (fijaros lo que pasó con Bennett). 

El veredicto: me encantaría que se quedara en un rol complementario, demostrando que todavía le queda baloncesto en el cuerpo, pero usar un puesto de extracomunitario en un base veterano me resulta duro. Yo-Yo, no le dejes escapar... ;-)

5 comentarios:

Beto Fdez. dijo...

Estaba claro también que con Cummings en ese puesto el Estu lo iba a pasar mal, y la llegada de Corey fue como un oasis en un desierto. Lo necesitaban como el comer.
Lo de este base es a tener en cuenta, y dentro de que no creo, bajo mi punto de vista, que fue el que de verdad levantó al equipo, si fue el que puso un poco de cordura ahí para que los demás estuvieran más tranquilos y pudieran reorganizar todo el juego estudiantil, que hasta su llegada era un caos...
Ya le quería yo en el Fuenla...

Matías Castañon dijo...

Pues mira tu por donde yo pensaba que con un Cummings en buenas condiciones ibamos a aguantar el tirón. Luego todo es que, por una cosa o por otra, el jugador no estuviera comodo y se fuera.

Sobre Corey he dicho prácticamente todo, salvo una cosa: el día que llegó, se plantó en el entrenamiento y besó el escudo del Estu. Uno puede pensar que es un gesto de cara a la galería, pero si se han seguido los últimos años de Corey y se le ha oído hablar en los últimos años (contando lo que estaba cobrando fuera), se sabía que estaba loco por volver.

PD: Yo que creía que ser argentino y del Estu era raro. Che, lo tuyo es preocupante... :-P

Anónimo dijo...

Corey Brewer en ningún caso entraría en el cupo de nacionales al ser internacional por EE.UU., por eso Mattu escribe con razón comunitario. Y el problema es que el Estu va muy justito de "seleccionables", y el puesto de Brewer podría ser ocupado por un nacional, léase Riera o Nguema, como tercer base.

Beto Fdez. dijo...

Jejejeje.... no es tan raro... Del Atlético de Madrid, del Joventut de Badalona, del Fuenla... y con sangre argentina... es una mezcla importante, eh???
Tú diras lo de Corey, lo del escudo... y seguramente que a muchos les sonará a milonga, y a foto de galería, pero esas cosas se hacen en algunas circunstancias porque se sienten, como el abrazo de Ferrán a Ribas, que aunque el bueno de Ferri reniegue de la Penya, ese gesto del Joventut le emocionó y mucho...
Y Corey, por lo que Casimiro me ha contado alguna vez, lo hizo porque como dices estaba loco por volver, y lo ha demostrado.

Kaze dijo...

Corey siempre ha sido muy infravalorado, recordad "el estu ha llegado a la final con esos 2 americanos"......el juego de Corey es sincero, sabemos los pros y contras pero añade un plus con esas ganas y esos clinics defensivos que va ofreciendo.

Saludos.